domingo, 16 de agosto de 2009

Ahora si




Me miró y me dijo que expresaba demasiado mis emociones, algo poco normal, ya que el hombre debe ante todo pensar. Tras la conversación, que podríamos llamar mejor, monólogo, llegué a pensar (haciendo caso a su palabras) que el quería que fuese una planta, así no molestaría, debería quedarme quietecita sin hacer ruido y por supuesto esperando que me regara para que fuera creciendo, siempre a su gusto, para ser mostrada cuando le apeteciera y escondida si no había necesidad de que fuera vista por algunos de sus fascinantes amigos. Si, si, esos que educan maravillosamente a sus críos, lo típicos niños que nunca lloran, ni gritan, pasan todo el tiempo durmiendo y por supuesto, no se mueven, lo dicho, maravillosos ¿no?

Yo no quiero parecerme a ellos, no estoy dispuesta a sufrir un conflicto cuerpo-mente a estas alturas de mi vida “emocional”, me gusta comunicarme tal cual soy y creo que pensar-hacer-sentir va unido.

Ellos siguen empeñados en acabar con todas las emociones, ya que no saben cual es la culpable, no salvarán a ninguna, menudo razonamiento ¿verdad? Aunque visto desde fuera puede resultar cuanto menos curioso, es cierto.

No conseguí ser lo que esperaba de mi y se empeñaba en decir una y otra vez el daño que le causaba, lo mal que me portaba, las mentiras que tenía que pronunciar por hacerme quedar bien ante los demás, lo infeliz que era a mi lado, lo que yo había resultado ser en realidad... Día a día minaba mi autoestima y destrozaba mi corazón. Hasta que decidí que no podía continuar así y le hablé sobre una separación, por supuesto era lo mas razonable, no había quien aguantara la situación durante mas tiempo, me había quedado sin amigos, sin familia que quisiera saber nada de lo que pasaba porque yo les había ido alejando poco a poco y no quería que mi hija naciera en aquel infierno y se convirtiera quizá en uno de ellos.

Los insultos llegaron acompañados de golpes, su mirada era la de alguien diferente a la persona que había conocido años atrás, por mas que le pedía que dejara de hacerlo, apretaba mas y mas mi barriga gritando que no era suyo. Desperté en aquella fría habitación blanca, no podía moverme y un tubo salía de mi garganta, tardé un rato en darme cuenta de lo que había pasado o de lo que yo creía que había pasado y le vi de pie al lado de la silla, tranquilo, hablando con el médico sobre lo duro que era todo aquello y que habría que ser fuertes, mi caída había provocado la muerte de mi hija y esperaban mi recuperación para que la policía pudiese hablar conmigo sobre aquel accidente, pero yo estaba mal y las próximas 48horas eran cruciales.

Cuando se marchó se acercó sonriente y me susurró despacio, para que recordara cada una de sus palabras “ la niña ha muerto ¿la ves ya?”

10 comentarios:

  1. Me quedé sin palabras...Maravilloso!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  2. Un relato buenisimo...Me ha dejado de piedra.Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Genial! Has vuelto!

    Violetcarsons.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida.. me he quedado plop!! no dejes pasar tanto tiempo, si??

    Me dolió el corazón leer esto...
    besos,

    Ali

    ResponderEliminar
  5. Hola Ali!!!
    Siento no estar tanto como quisiera por aquí, pero imagino que la vida es así y por eso a veces el camino desaparece ante nuestros ojos y tenemos que tomar senderos alternativos, siempre intentando no equivocarnos o al menos siendo capaces de entender un poquito mas.

    Te dejo muchos besos astrales ;-)

    ResponderEliminar
  6. Elianne!! Me alegra mucho leerte y saber de tí.Yo poco a poco voy recuperando la "normalidad", como dirían los que se creen normales ¡jaja!

    Besitos astrales y mucha Luz para tí!!

    ResponderEliminar
  7. Eluge, con el paso del tiempo me he dado cuenta de que es muy cierto que la realidad supera la ficción, quizá muchos prefieren quedar en silencio ante ciertos sucesos.

    Muchos besitos astrales y mas Luz!!

    ResponderEliminar
  8. HUMOOOOOOOOOOOOO!! Aunque lenta, continúo por aquí, no me olvides!!!

    Besitos astrales y mucha Luz!!

    ResponderEliminar
  9. al lobo le ha encantado la crudeza con la que tratas el tema. El enemigo íntimo, el aliado que tiraniza encadenando el amor a su voluntad machista y cruel. Por desgracia es un reflejo de la sociedad en la que vivimos tan vacía de hombres- caballeros- de verdad.

    Aullidos sentidos del lobo

    ResponderEliminar
  10. Un besito Gran Lobo Gris, perdí un poco la noción del tiempo y acabo de ver tu mensaje.Es lo bueno de escribir, que siempre puedes reencontrar las palabras aunque pasen meses.

    besitos astrales y mucha Luz!!

    ResponderEliminar

 


Design by: Blogger XML Skins | Distributed by: Blogger Templates | Sponsored by Application Monitoring